Pólipos gástricos: ¿Cuándo resecar?

En el año 2010 la British Society of Gastroenterology (BSG) publicó una guía basada en evidencia sobre el manejo de pólipos gástricos en Gut (Goddard AF, Badreldin R, Pritchard DM, Walker MM, Warren B. The management of gastric polyps. Gut. 2010;59(9):1270-6.). Si bien previamente se publicó en el 2009 una guía sobre el manejo de pólipos gástricos en Nature Reviews Gastroenterology and Hepatology, las guías de la BSG son únicas en el sentido de la metodología que han utilizado, la cual incluye el uso del sistema GRADE para evaluar los estudios publicados sobre el tema.

Lo siguiente es el resumen de las conclusiones generales que la BSG hace sobre cómo actuar frente a los pólipos gástricos, este resumen está hecho a partir de un artículo de acceso libre publicado en enero de 2011 en Nature Reviews Gastroenterology and Hepatology (Kelly PJ, Lauwers GY. Clinical guidelines: Consensus for the management of patients with gastric polyps. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2011;8(1):7-8.) que habla sobre las recomendaciones dadas por la BSG en el 2010 y la posición de los autores con respecto a las mismas:

Una de las principales recomendaciones es que, por lo menos, una biopsia debe ser obtenida de todos los pólipos gástricos detectados en una endoscopía para establecer el diagnóstico y la presencia de displasia. Además, se recomienda que los pólipos adenomatosos y aquellos pólipos epiteliales que contienen focos displásicos deben ser completamente retirados cuando es seguro hacer esto. Una endoscopía de control debe ser realizada a los 6 meses en casos de remoción incompleta de un pólipo o cuando se diagnostica displasia de alto grado, y al año para todos los demás pólipos. Los adenomas sirven como marcadores de riesgo de adenocarcinoma sea sincrónico o metacrónico, lo cual es la base de esta recomendación.

Claro está, el tema de si el tamaño del pólipo adenomatoso importa para decidir si se puede dejar sin resecar no tiene cabida de discusión según la BSG y el artículo de 2011 publicado en Nature Reviews Gastroenterology and Hepatology. La recomendación es resecar este tipo de pólipo de todas formas mientras sea seguro para el paciente (que puede tener comorbilidades que provoquen sobre todo dificultades de coagulación importantes).

El tema de la importancia del tamaño del pólipo es más notorio en el caso de los pólipos colorrectales, donde hasta ahora hay debate, en los que en general está aceptado que los que cuanto más grandes presentan mayor frecuencia de transformación maligna y se plantea la posibilidad de dejar sin resecar a aquellos pequeños. Sin embargo, la definición de pequeño es el centro del debate, definición que deberá ajustarse a estudios de costo-beneficio según menciona Kristine Novak, editora científica para Gastroenterology y Clinical Gastroenterology and Hepatology (ambas publicaciones de la American Gastroenterological Association), en su artículo Does Polyp Size Matter?.

Anuncios

Publicado el diciembre 31, 2011 en gastroenterologia. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: